Saltar al contenido

Internet cambió el mundo. Bitcoin lo vuelve a hacer.

26 noviembre, 2014

Una tecnología revolucionaria está propagándose de forma sigilosa; quizás no hayas oído a hablar de ella pero se perciben los ecos de un cambio en la sociedad mientras comienza a dejar su huella en el MundoReal™. Muchos habréis oído hablar de Internet, quizá de forma sensacionalista, pues pocos medios se preocupan de informar sobre la tecnología revolucionaria sobre la que subyace.

Este texto podríamos haberlo leído en 1986. Quizás nos habrían venido a la cabeza montones de letras verdes corriendo a toda velocidad por una pantalla, algo inaccesible para la mayoría de mortales y, sin embargo, un dispositivo conectado las 24h descansa en tu bolsillo en estos momentos, cualquiera de nosotros desconocemos cómo comprar un billete de avión sin Internet, nos comunicamos con nuestros amigos de todo el mundo como si viviéramos bajo el mismo techo y no concebimos un mundo sin el trabajo colaborativo o la información a un clic. Una persona de clase baja y sin recursos hoy puede estar más informada que cualquier persona bienestante hace 20 años. Quizá sea la tecnología a la que nos hemos adaptado más rápido en toda la historia de la humanidad. Ahora os propongo el ejercicio de cambiar la palabra “Internet”, en negrita en el anterior párrafo, por “Bitcoin”.

[su_animate type=”bounceInLeft”][su_animate]Blockchain[/su_animate]

La tecnología sobre la que se asienta Bitcoin, llamada Blockchain (cadena de bloques), es su corazón, lo que la hace atractiva; su función básica es la de mantener una lista colectiva de todas las transacciones que se efectúan con una moneda y distribuir la información entre todos los nodos (ordenadores) que están conectados a la red. De esta manera si yo le envío 1 Bitcoin a mi amigo José, toda la gente conectada a la red va a poder ver y confirmar esa transacción (es decir, no existe una autoridad central, cómo un banco, que la confirme, sino que esa responsabilidad recae en la propia red). Imaginaros lo difícil que sería hacer esto sin la tecnología Blockchain.

Blockchain es, en consecuencia, una red distribuida en la cual el intercambio de información es posible aunque no existan servidores centrales; esta estructura le otorga ciertas propiedades cómo poder confiar en el funcionamiento de la red sin que exista una entidad central que certifique que todo marcha bien y ser incensurable por terceras partes (ya que habría que cerrar uno por uno todos los ordenadores de las personas conectadas en la red). Podéis imaginaros lo interesante que es esto en un mundo en el que las personas están tendiendo a organizarse entre ellas de forma no sólo horizontal, sino distribuida, más allá de los Estados y las grandes corporaciones.

distribuit

[su_animate type=”bounceInLeft”]¿Es sólo humo?[/su_animate]

Hoy en día, utilizando la Blockchain, puedes crearte un Documento de Identidad, reemplazar ciertas funciones de los Estados, crear un dominio incensurable en internet, utilizar contratos inteligentes que nos permiten normalizar un matrimonio entre dos o más personas añadiendo múltiples cláusulas sin utilizar los sistemas legales de un Estado, usar una red social tipo Facebook dónde tu no eres el producto, enviar mensajes encriptados que nadie puede espiar, comerciar sin barreras con cualquiera en el mundo, levantar servicios cómo Blablacar o AirBnB sin necesidad de una autoridad central, enviar dinero a cualquier parte del mundo prácticamente sin comisiones y de forma instantánea, crear organizaciones descentralizadas, cómo cooperativas abiertas con menos burocracia, disponer de un dropbox encriptado y seguro dónde el propietario de los datos es uno mismo, massificar sistemas de InternetOfThings a coste reducido, sistemas de voto seguro mediante Internet y mucho más.

Todo esto tiene conlleva beneficios y inconvenientes, pero sería imprudente dar la espalda a un potencial de cambio como este. Con el suficiente desarrollo estas tecnologías pueden ayudara la sociedad a dar un salto adelante (nunca por sí solas, su potencial puede llegar a ser distópico).

Y esto sólo es el preludio de todo su potencial, teniendo en cuenta que esta tecnología tiene apenas 5 años, abran sus mentes y activen su imaginación ¡Puede ser brutal!

En el siguiente vídeo podéis ver algunas de las cosas que podrán realizarse en breve con la tecnología Blockchain con la facilidad de una APP móvil cualquiera: